Excelente puntuación Green NCAP del Mazda2, gracias a su eficiencia energética en condiciones reales

Tyrol

Administrador
Miembro del equipo
El Mazda2 con motor 1.5 l Skyactiv-G de 55 kW/75 CV ha obtenido una puntuación de 3,5 estrellas de un máximo de cinco en las pruebas Green NCAP, que valoran la eficiencia energética y las emisiones. El resultado encuadra a este modelo de Mazda del segmento B, ganador de numerosos premios, en un club muy exclusivo dentro de los vehículos con motor de combustión interna.

Según ha manifestado Heiko Strietzel, Director de cadenas cinemáticas de Mazda Motor Europe, “un resultado como este da la razón a la estrategia que estamos siguiendo en Mazda, que pasa por seguir desarrollando la combustión interna con el objetivo de reducir de forma inmediata el impacto medioambiental de nuestros coches en un uso real. Esta apuesta forma parte de nuestro enfoque multisolución, que consiste en estudiar distintas tecnologías de propulsión, acompañadas como siempre de un esfuerzo incansable de reducción de cada gramo de peso posible”.

Además de eficiente, el atractivo modelo urbano japonés destaca por su respuesta y por su peso reducido. Todo ello le ha permitido situarse en un selecto grupo formado por tan solo tres modelos con motor de combustión interna que han obtenido la calificación de 3,5 estrellas sin incorporar un sistema “full hybrid”. Los únicos vehículos que han obtenido calificaciones Green NCAP más altas son modelos eléctricos de batería (BEV) o híbridos enchufables (PHEV).

Desde Green NCAP, Aleksandar Damyanov ha felicitado a Mazda “por este magnífico resultado, sobre todo en términos de eficiencia energética”. Aparte de la autonomía, la organización ha valorado muy positivamente las bajas emisiones contaminantes del Mazda2; de hecho, ha mencionado que la calificación habría sido aún mejor si este modelo urbano hubiera equipado con un filtro de partículas de gasolina.

El nuevo modelo es aún más eficiente

El Mazda2 2022 con motor de 55 kW/75 CV* monta un motor Skyactiv-G con una relación de compresión más alta (15:1 frente a 13:1 de la versión anterior) y otras innovaciones tecnológicas. Como resultado, Mazda ha reducido el consumo de combustible y las emisiones de CO2 en torno a un 10%, en comparación con el modelo que se sometió a los test Green NCAP, y eso que no incorpora el sistema Mazda M Hybrid. Además, destaca en la entrega de un 6% más de par. Por otro lado, las cifras oficiales que declara Mazda son llamativamente precisas en condiciones de uso real: el consumo medio del Mazda2 durante los test solo fue ligerísimamente superior al valor oficial WLTP en ciclo combinado.

Green NCAP es una iniciativa que se enmarca dentro de la organización de evaluación de la seguridad de los vehículos Euro NCAP. Constituye un reconocimiento a los fabricantes cuyos modelos van más allá de los requisitos mínimos de eficiencia y emisiones. Para ello, lleva a cabo una serie de pruebas en carretera y en el laboratorio, que reflejan distintas situaciones de conducción realistas, como extremos de temperatura (de -7 °C a +35 °C), altitudes de hasta 1200 metros, desplazamientos cortos, cargas elevadas y velocidades de autopista. La puntuación expresada mediante estrellas es una media de los resultados obtenidos en tres aspectos: eficiencia energética, emisiones contaminantes y emisiones de gases de efecto invernadero.

Más información sobre los resultados obtenidos por el Mazda2 pulsando aquí

mazdados.jpg

Fuente: Mazda
 
Arriba Pie